Cómo blanquear guisantes para congelarlos

••• Jupiterimages/Comstock/Getty Images

El blanqueado es el proceso de exponer los alimentos brevemente a un alto grado de calor antes de congelarlos para almacenarlos a largo plazo. Blanquear y congelar los guisantes frescos de tu jardín ayudará a que retengan el color, el sabor, la textura y el valor nutricional. También matará las enzimas que causan que los guisantes se deterioren. El proceso de blanqueado debería realizarse tan pronto como sea posible después de haberlos cosechado y monitorearlo de cerca. En este artículo encontrarás los pasos para blanquear los guisantes de manera adecuada.

Passo 1

Pela los guisantes y ponlos en un tazón grande. Llena la pileta de la cocina u otro tazón grande con agua helada antes de comenzar el proceso de blanqueado.

Passo 2

Vierte 5 cuartos de galón de agua (4,7 l) en una cacerola grande y luego ponla sobre la hornilla en la cocina. Enciende el fuego y lleva el agua a un hervor.

Passo 3

Vierte tan sólo una libra (453 gramos) de guisantes por vez en el agua hirviendo y pon una tapa que la cubra firmemente. Usa un reloj o un cronómetro para medir el tiempo que los guisantes permanecen en el agua.

Passo 4

Quita los guisantes del agua hirviendo después de 1 minuto y 1/2 de permanecer en una canasta de blanqueado o en una espumadera. Sumerge inmediatamente los guisantes en el agua helada y déjalos durante aproximadamente cinco minutos o hasta que se hayan enfriado por completo.

Passo 5

Quita los guisantes del agua helada y permite que drenen. Colócalos en las bolsas plásticas con cierre y escribe la fecha en la parte exterior de la bolsa antes de ponerla en el congelador.

Passo 6

Repite el proceso de blanqueado si tienes más de una libra (453 g) de guisantes para congelar.

Más reciente

×