Cómo hacer un pollo horneado con salsa de limón y mostaza

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

El pollo horneado con salsa de limón y mostaza es un platillo muy fácil de preparar que es excelente para unas cenas familiares rápidas o para ocasiones en que necesitas un platillo abundante y satisfactorio de inmediato. Servido con una ensalada verde crujiente o una mezcla de vegetales verdes, una rodaja de ciabatta o pan francés caliente con mantequilla de salvia y una copa de un vino blanco seco con un ligero toque de dulzura, el pollo horneado con salsa de limón y mostaza es un platillo que se encuentra entre la comodidad y el toque gourmet.

Paso 1

Arregla las pechugas de pollo en un plato para hornear grande, dejando cerca de una pulgada (2 cm) entre cada pechuga. Precalienta el horno a 375 grados Fahrenheit (190 grados Celsius).

Paso 2

Bate la mantequilla derretida, la mostaza, el jugo de limón, el azúcar moreno y la páprika suave en un tazón pequeño. Utiliza una brocha para aplicar la salsa sobre las pechugas de pollo y hornéalas por 12 a 15 minutos.

Paso 3

Retira el plato del horno y voltea las pechugas. Aplica el resto de la salsa de limón y mostaza con la brocha y regresa el plato al horno y hornéalo por otros 12 a 15 minutos.

Paso 4

Hierve una olla grande de agua salada y agrega la pasta fusilli. Cocínala por 8 a 10 minutos o hasta que la pasta esté al dente. Escurre la pasta y rocíala con aceite de oliva.

Paso 5

Vierte la pasta en un plato grande para servir y coloca las pechugas de pollo horneadas por encima. Sírvelo inmediatamente.

Más reciente

×